LA TERAPIA COMO ESTILO DE VIDA

No se trata solo de cambiar algo puntualmente, sino de poder dotar de herramientas para realizar un cambio permanente

Quizás una de las cosas que mas dificultades me crea en terapia es poder transmitir la idea de la terapia como estilo de vida.

Me refiero a que cuando alguien acude a terapia es porque algo no está funcionando adecuadamente.

Ese problema de funcionamiento normalmente se puede deber a formas de pensar, hacer o de tratarse a uno mismo.

Por esos la terapia es un proceso, un lugar donde poco a poco darse cuenta.

El darse cuenta es la base, darse cuenta de lo que sientes, de cómo te hablas, de cómo te relacionas contigo y con las demás personas.

Es realizar cambios a formas de ser que normalmente han sido resultados de adaptarnos a nuestro entorno.

Y esos cambios se consiguen en la práctica diaria, cuando se toman como un estilo de vida, como una forma de autocuidado, respeto y amor hacia la propia persona.

Los cambios pueden ser más rápidos o más lentos pero no se trata de velocidad.

Lo importante es poder entender y comprender que la práctica diaria va a suponer un crecimiento, un bienestar duradero.

Porque no se trata de estar bien o estar mal, sino de entender qué es lo que me hace estar bien o estar mal.

Acudir a terapia debería ser eso, encontrar una persona que te acompañe en ese maravilloso proceso de reencontrarse y aceptarse.

Como cada persona es.

Valiosa por ser quien es.

Un abrazo.

Pablo Fernández Díaz. Psicoterapeuta Humanista. Psicólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *