EXISTO EN LO QUE PIENSO

Darse cuenta de nuestro pensamiento, de lo que nos decimos y cómo nos lo decimos, es clave para el bienestar.

Varias veces he hablado en otras entradas de la importancia de darse cuenta de nuestros pensamientos.

Vuelvo a ello por que es algo básico, somos en gran parte lo que pensamos a un nivel consciente e inconsciente.

Hablamos constantemente con nosotros mismos, pero poco es lo que escuchamos y atendemos de ello.

Muchas de las cosas que sentimos vienen determinadas por lo sucedido en nuestra vida.

Y, a su vez, mucho de lo sucedido en nuestra vida tiene que ver con lo que nos decimos y nos dijimos acerca de lo sucedido.

Es ahí donde es importante poner el foco.

Si me da vergüenza quedar mal delante de otras personas por lo que pueda decir tiene que ver con que en un momento dado me hicieron sentir o sentí esa vergüenza.

En el primer caso pudo ser que alguien me hiciera avergonzarme, pero que eso quedase grabado en mí tiene que ver con que yo mismo creí que tenían razón.

Yo mismo me avergoncé de mí mismo, y eso vino a través de lo que me dije en ese momento o a posteriori.

Las emociones son instantáneas e incontrolables, pero los sentimientos son construidos a partir de lo que me digo acerca de esa emoción.

Por eso la importancia de hablarse bien, de ser compasivo y compasiva con nuestra propia persona.

La importancia de querernos por lo que somos no por lo que somos capaces o no de hacer.

La importancia de respetar nuestras decisiones, de perdonar nuestros errores y tropiezos.

Trátate como tratarías a la persona que más quieres.

Escúchate.

El cambio comienza ahí mismo.

Pablo Fernández Díaz. Psicólogo. Psicoterapeuta Humanista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *