EL SECRETO DEL BIENESTAR

La búsqueda del bienestar es algo universal, todos queremos vivir bien, felices, en paz, pero no es tan fácil conseguirlo.

Si preguntásemos a las personas qué es lo que piden a la vida, qué es lo que buscan para ellas mismas, para sus familiares, hijos, personas queridas… nos dirían, seguramente, que estuviese bien, que fuesen felices.

A día de hoy la mayor parte de enfermedades, trastornos, malestares, que nos incapacitan y que no podemos gestionar, son de base mental, emocional.

Estrés, ansiedad, depresión, fobias, inseguridades, autoestima, pérdida de sentido existencial, vacío, soledad…

Y a la vez estamos en el momento de la historia que más información tenemos, que más recursos disponemos.

Qué es lo que falla entonces?

Veámoslo así, hace cien, doscientos años, la higiene personal comenzó a tener importancia, se vio cómo era foco de infecciones, de enfermedades, de males.

Se comenzó a tomar consciencia de la importancia del aseo, del lavado de manos, del corporal, del cepillado de dientes…

Pero no valía con esto, había que inculcar también la práctica diaria.

Imagina que sabes que para tener bien los dientes eres conocedor de que hay que cepillarlos después de cada comida, ¿hace esto que tengas los dientes limpios?

La respuesta claro, es no.

¿Qué es lo que hace que tengas los dientes limpios? El cepillado diario

¿Qué es lo que hace que no estés sucio? El lavado diario

¿Qué es lo que hace que esté bien a nivel mental?…………..

Aquí es donde se abre un vacío, aún no lo tenemos claro, y es donde empezamos a buscar.

Genial, hay mucha información y muy valiosa, información veraz y fidedigna.

Y por suerte hay muchas cosas que ayudan a tener una buena salud e higiene mental, a saber, la terapia, la meditación, el ejercicio físico, las relaciones sociales, la gratitud, la solidaridad.

Quédate con tres, las que quieras o las que tú hayas comprobado que te hacen bien.

Y ahora lo dificil

Hazlo a diario. Practica, practica, practica, sigue, no pares, sigue, practica, día a día, cada día.

Sólo así habrá resultados, y habrá cosas que ya no hará ni falta que sea diariamente, valdrá semanalmente, pero cúmplelo.

No podemos tener una buena higiene o salud, de lo que sea, si no lo practicamos.

Ese es el paso que nos queda por dar. No vale con saberlo, con ir pasando de una a otra esperando el resultado milagroso, esperando la ducha tan eficaz que no necesitemos volver a ducharnos en la vida.

Eso no existe.

Cada día.

Cuida tu salud y tu higiene mental.

Un abrazo

Pablo Fernández. Psicólogo y Psicoterapeuta Humanista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *