El primer paso

No hay lugar ni momento al que se llegue sin un comienzo, sin un primer paso en esa dirección. A veces, hasta no hay dirección, o no la conocemos, y aún así hay que dar ese primer paso, con incertidumbre, con dudas, con miedos.

La vida es un continuo avance, un continuo cambio, nada permanece estático y, sin embargo, nuestro sueño, nuestra idea de felicidad, suele ser una foto fija, un querer que este o ese momento sean para siempre.

Es dificil vivir, vamos experimentando, aprendiendo, y atravesamos momentos de todo tipo, de felicidad, de instatisfacción, de tristeza, de ilusión… y todo ello forma parte de la vida.

Aunque deseemos que algunos no existan.

El bienestar es posible, y lo es debido a que no se trata de un positivismo inmortal, no se refiere a un engañarse y ver luz donde quizás hay oscuridad.

El bienestar trata de uno mismo consigo mismo.

Hay un primer paso en ello, acudir a terapia puede ser uno. Cada uno decide su momento y su lugar, pero aunque aún no lo hayas encontrado, existe.

Las cosas pueden cambiar, se trata de dar ese primer paso.

Pablo Fernández Díaz. Psicólogo. Psicoterapeuta Humanista Integrativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *